Carta de agradecimiento a un manager

Si bien esta carta la escribió un socio del club  a un manager de su paso por el rugby infantil, con este gesto queremos agradecer a todas las personas que nos ayudan a llevar adelante el deporte en nuestra institución.

 

Querido Ternero:Hace tiempo que tengo la necesidad de expresarte mi agradecimiento ya que tu trabajo a lo largo de los años para nuestra división 75 tuvo una gran repercusión en mi vida.Yo me acerqué al club a los 12 años, cuando transitaba una etapa difícil, mis viejos se habían separado hacía poco tiempo y yo andaba bastante perdido.Durante un tiempo fui a practicar y jugar pero no lograba integrarme a un grupo de pibes que se conocían desde muy chicos. ¡Además las escasísimas aptitudes deportivas de mi parte no colaboraban para destacarme! Había un gran grupo de amigos, que además eran cracks deportivos.Pese a ello seguí yendo, pero muy a desgano. Tenía la convicción que en cualquier momento iba a abandonar, no lo hacía simplemente para no renegar con mi vieja.Para colmo, y seguramente debido a las vicisitudes que venía sobrellevando, me había puesto bastante violento, dentro y fuera de la cancha.Fue en esa época que -seguramente no recordarás- llamaste por teléfono a casa y hablaste con mi vieja. Le comentaste que estabas preocupado por mí, que estaba violento y que me notabas cerrado, le dijiste que querías colaborar para que me sintiera más cómodo.En otras palabras, llamaste para ayudar, no para quejarte por un pibe conflictivo. Mi vieja luego me habló sobre esa conversación … y recuerdo muy claro -aun hoy- lo que me pasó por la cabeza.Pensé: Este tipo tiene cincuenta chicos para preocuparse -la mayoría de ellos  hijos o parientes de sus amigos- pero dedica parte de su tiempo para intentar retenerme en el club y ver de qué forma yo podía estar mejor.Esto me despertó un sentimiento de culpa, de necesidad de retribuir con algún esfuerzo esa preocupación tuya, porque la entendí sincera y desinteresada.Fue por ello que me propuse insistir con el rugby. Seguí en el club y al tiempo logré involucrarme con los compañeros,  fui ganando amistades hasta ser uno más del grupo.Mi centro social pasó a ser el club, además de la increíble gira a NZ93, realicé innumerables viajes con mis amigos y  compartí tardes, fines de semana y veranos enteros con ellos.Hasta conseguí una compañera que al día de hoy agradezco tener en mi vida y formé una familia hermosa, en una casa que elegimos en Echesortu, para estar cerca de Plaza.Lo que te quiero decir es que a veces un simple llamado de teléfono, un pensamiento positivo sobre un chico que parece no tener remedio, puede cambiar una vida  y eso pasó conmigo. Todo gracias a vos.Las lamentables circunstancias que recientemente tuvimos que sufrir con mi familia política me impulsaron a no dejar pasar el tiempo y expresarte sin más dilación lo que siento.Gracias porque tu gesto direccionó mi vida hacia un mejor camino. Sin dudas, para mí, fuiste el mejor mánager del planeta.Abrazo grande.