Visita de la familia Jewell

Dentro de los festejos del sesquicentenario, se planeó con varios meses de anticipación, el arribo de miembros de la Familia Jewell, descendientes de los donantes de los terrenos de nuestro Club.

Con algunos contactos y lazos forjados en años precedentes, y otros logrados más recientemente, se logró reunir a 12 integrantes de la mencionada familia, casi todos bisnietos y algunos tataranietos de Edward y Charles Jewell.

Todo el programa planeado y sus costos, fueron posibles gracias al esfuerzo de los socios del Club. Para alcanzar el objetivo específico, se formó un comité de recepción integrado por un grupo de socios que con gran pasión y energía inclaudicable, logró organizar y completar un cronograma de actividades tan diversas como emotivas para los visitantes.

El grupo de acogida estuvo conformado por: Mercedes Odetti, Adrian Cavallo, Roberto Milikoski, Raúl Korol, Gonzalo de la Torre, Daniel Carro, Agustín Dip, Lisandro Losada, y Mario Milano.

Estos descendientes de la familia Jewell que provienen de Canadá, Reino Unido, Estados Unidos y Nueva Zelanda, son a saber: Verity Hamilton Livingstone Jewell, Luoise Hamilton Livingstone Jewell, Ann Jean West Jewell, John David West Jewell, Gail Brander Smith West, Jennifer Diane West, Jonathan Jewell West, Clarke Edward West, Malcom Peavey Cameron Jewell, Sydney Anne Cameron Jewell, Charles Robert Rodney Jewel y Stephanie Philippa Jewell.

A su llegada al aeropuerto de Ezeiza, se coordinó la recepción combinando los distintos vuelos y horarios, para que no tuvieran largas horas de espera. Para dicho fin, las autoridades del Club, gestionaron el préstamo de dos combis Mercedes Benz de la Empresa Stern Motors S.A. Rosario. Toda la logística del grupo no hubiera sido posible sin la generosa oferta de los Directores de la misma Mariela y Jesús Spoto, y la colaboración de los Gerentes responsables: Andrés Classen y Leonardo Manffrini.

Los 12 Jewell, fueron alojados en el Hotel Riviera y apenas llegados a Rosario la tarde del miércoles 1º de noviembre, se los invitó a degustar pizzas y cerveza en el Bar victoria cercano al Hotel. Temprano durante la mañana del martes 3, visitaron la Iglesia Anglicana San Bartolomé, donde fueron recibidos por la Reverenda Monica Tompkins, quien después de haberlos guiado por los viejos registros eclesiásticos  de nacimiento y matrimonio de sus abuelos, les dio una bendición para el resto de su jornada. La familia dejo una generosa donación para la Parroquia.

Ese mismo día, fueron conducidos a la Plaza Jewell, que para la mayoría de ellos era la primera vez que pisaban el suelo donado por sus ascendientes. Allí confraternizaron con socios y directivos del club, fueron agasajados por un almuerzo, recorrieron instalaciones y el Museo, se les tomo una foto en conjunto y por la tarde tomaron el té. Asistieron al mismo, además de autoridades del Club: Margarita Maggi, Vicki Knight, Andrew Knight, Patsy Gorina, Fernando Alonso y Maria del Carmen Valero.

El Club les proveyó carnets de Socios Honorarios Vitalicios, respetando la voluntad de los hermanos Jewell en 1888 cuando donaron os terrenos del Club, condición requerida para todos los parientes de por vida.

Después de la visita al Club, organizado por Patsy Gorina, algunos fueron a visitar el Cementerio de Disidentes para honrar a sus ancestros que allí descansan y otro de los miembros, Médico Pediatra especialista en lactancia materna, fue llevada a conocer la Maternidad Martin, visita organizado por el Dr. Ramón Gorina.

Por la noche, para finalizar la jornada, el grupo, fue recibido en la casa del Presidente Dr. Pablo Zacchino. Deleitados por una impecable cena, fueron animados por el Dr. Roberto Rivarola, que los honró entonando varios tangos. Estuvieron presentes también Federico Carroli, Norberto de la Torre, Marcelo Dip y Fernando Semino

El viernes 3, fue organizado principiante por Lisandro Lozada, una vista al Río, más precisamente el Parador “El Pimpollal” en el Paraná Viejo. El transporte fluvial, a bordo de una de las clásicas lanchas que se utilizaban para el cruce de Rosario a Victoria, fue gracias al aporte inestimable de Arturo Trini. Los anfitriones encabezados por Rafael Sugasti, organizaron las comidas, la cabalgata y la travesía en kayak.

El sábado 4 se les permitió el día libre, y fueron acompañados a distintas actividades y algunas necesidades particulares para prepararse para la Cena de Gala y Fiesta de los 150º años en Plaza.  Parte del grupo visitó los Silos Davis cuyos dueños originales fueran los Hnos. Jewell antes de venderlos a su socio Ernest Edward Kennard Davis.  Visitaron también el Monumento a la Bandera y la Sala de las Banderas, la Feria de las Colectividades. Por la noche, durante la Fiesta, tres de los miembros de la familia, se dirigieron a los socios expresando su enorme emoción y deseando largos años a la Institución. El Club les regaló copas grabadas con el logo de la familia Jewell y pins especiales con el mismo grabado.

Por la mañana del domingo 5, se organizó una visita al Pueblo de Las Petacas y a la mítica estancia que lleva el mismo nombre, y que fuera de propiedad de los Hermanos Carlos y Eduardo Jewell.  Fueron recibidos por las fuerzas vivas del Pueblo, encabezados por la  Presidente Comunal de Las Petacas Mirna Bocca, que los declaro “Visitantes Ilustres”. La logística de la visita estuvo organizada por Liliana Romani, Pte. Secretaría de Cultura, y estuvieron presentes: Raúl Gerlero, Encargado Museo ; Olga y Susana Gaviglio, actuales dueñas de Estancia Las Petacas;  Dora Comba, vivió en la estancia y conoció a la Familia Jewell; Florencio Degiorgis de 90 años, fue jardinero y encargado de la huerta en la estancia; Máximo Ugalde (Quino) quien fuera peón del campo y que conoció a parte de las visitantes cuando eran niñas; Pedro y Omar Boschero; Jesús Ugalde, hermana de “Quino”, y que vivió en la estancia.

El lunes 6 temprano por la mañana, fueron conducidos a Buenos Aires, para ser distribuidos, algunos en Hoteles, y otros en aeropuerto internacional o de cabotaje para continuar sus jornadas. Finalmente, dos de los miembros de la familia, se quedaron un día más, y fueron agasajados por Mercedes Odetti, que los llevo al Teatro el Círculo y a cenar. A la mañana siguiente fueron llevados al aeropuerto para regresar a su país.