Despedimos con dolor a nuestro ex Presidente Dr. Eduardo Antonio Paquéz

Dr. Eduardo Antonio Paquéz

La Comisión Directiva y toda la comunidad del Club Atlético del Rosario, lamenta profundamente el fallecimiento de nuestro distinguido y querido socio Eduardo Antonio Paquez. En el trato familiar de nuestro Club fue renombrado afectivamente como “Batata” y llegó a nuestra institución en el año 1955, integrándose rápidamente a nuestro estilo de vida. Echó aquí sus raíces y formó su familia, eligiendo el lugar para que crecieran sus tres hijos, Guillermo, Fernando y Federico, quienes a su vez le dieron nietos, que hoy siguen con la tradición de su abuelo, sintiendo muchos de ellos el Club como su segunda casa, la “casa grande” de todos nosotros, la de la “gran familia de Plaza”.

Formado con los valores de nuestra institución, fue un muy digno representante social y deportivo.

Su profundo compromiso lo llevó a participar en la vida institucional del Club, como activo miembro y dirigente que dejó un legado difícil de igualar. Fue Vocal, Síndico Titular, Presidente entre los períodos 1986 – 1992 y 1998 – 2001 y Presidente Honorario. Integró diversas subcomisiones incluida la que tuvo el honor de organizar los festejos del Centenario en 1967.
Debemos destacar su obra como Presidente, su entusiasmo y visión de futuro, recordando –fundamentalmente- todo lo que tuvo que ver con la construcción del Gimnasio, la remodelación de la “Terracita” y la forestación del Club. Fue muy importante su decisión de nombrar como socios a los miembros de Nahuel, lo cual significó un paso gigante para adquirir, finalmente, el predio “Hugo Vercelli”.
Siempre fue un apasionado por Plaza, un soñador tremendo, nada lo intimidaba, y durante su paso por el Club generó adhesiones y algunas pocas polémicas, pero siempre lo hizo con la convicción y el firme propósito que su querido Plaza estuviera en lo más alto posible.

En la faz deportiva, tuvo una larga carrera rugbística, desde las divisiones inferiores, integró la 4º división del 1955 y ’56. Fue parte del plantel superior desde 1957 hasta aproximadamente 1969. Fue Campeón de 1º División en 1957, 1961, 1962, 1965, 1967 y subcampeón en 1963, 1964, 1966, 1968, 1969. Formó parte del Seleccionado de la U.R.R. Continuó participando de divisiones Intermedias hasta 1979, disfrutando así de su pasión por el Rugby, compartiendo ese placer con sus queridos compañeros de juego. Fue sin dudas muy apreciado y respetado por todos ellos debido a su calidad personal. Participó frecuentemente durante muchos años de los encuentros de Rugby de Veteranos, realizados generalmente en el Rancho de Plaza.
Su trato amable y familiar lo hicieron merecedor del afecto y reconocimiento de todos los socios del Club y de miembros de otras numerosas instituciones deportivas de la ciudad y del país.
Fue un verdadero embajador de Plaza Jewell.

Profesionalmente fue un muy destacado obstetra. Al decir de uno de sus colegas, fue “el constructor, diseñador, artífice y líder del grupo más importante de obstetricia de Rosario, participando en la creación del primer Centro de Investigación en Perinatología del interior del país, generando una nueva forma de trabajo en su especialidad, y fundador del primer sanatorio dedicado en primera instancia al cuidado de la salud de la mujer y los niños”.

El día 20 del corriente mes de Octubre, a los 82 años de edad, nos dejó huérfanos de su presencia física y de su tremenda calidad humana. Lamentamos enormemente la partida de un hombre tan importante y representativo de nuestra institución, pero debemos valorar la profunda huella que deja en todos nosotros y que nos marca el camino a continuar institucionalmente.

GRACIAS BATATA por habernos permitido compartir tu existencia y enseñarnos cómo debe sentir y actuar un integrante de la familia de Plaza.

Acompañamos con un sentido abrazo a todos sus familiares y amigos.